miércoles, 11 de febrero de 2009

Un pensamiento diario para ti (15)

FRIOOOOOOOOO:

Era el que pasaba en tu cuarto, cuando me quedaba (aunque tuve aaaaaños que no me quede despues). Me dabas una cobija que parecia una capa de piel más y no era tanto por eso sino por tu super-ventilador que ponias a millón; yo intentaba hacer una especie de caparazón con la cobija a ver si de alguna manera generaba un manto de calor propio. Igual pasaba la noche tranquilo, despues de que hablabamos hasta las tantas de la madrugada, sencillamente agarraba mi extrafilamento de cobija y lo apreciaba y aferraba, como Linus a su mantita, por decirlo de una manera.

No hay comentarios: