miércoles, 27 de octubre de 2010

Hasta que termine (o una posible autodestrucción)


Mientras escuchabas a Alice in Chains en tu reproductor portatil sentias que podias hacerlo todo, eso incluia suicidio, homicidio y genocidio... te sentiste un poco podrido por dentro entonces, admitelo... ya estabas llegando a casa.

"Llegar a casa" significaba que entrabas de nuevo a tu viejo y comodo ataud de 4 paredes, donde las noches eran un deleite porque nadie podia ver tu rostro mientras por tu mente pasaban pensamientos libidinosos sobre los rostros y cuerpos que habias visto durante el día; los repasabas, tratabas de retenerlos para luego poder soñarlos.

Entre tus sueños a veces se cruzaba lo de atravesar los barrotes de tu ventana cual fantasma, pero no para caer, no querias suicidarte... al menos aún no, sino para caminar por el aire, y espiar por su ventana.

Esa ventana venia a menudo al final de una aguja en tu vena, mientras recordabas las palabras de tu idolo de la adolescencia, Kurt Cobain: "es mejor quemarse que desaparecer". La aguja al final no existia. Idiota, te la inventabas para sonar más importante... verte más importante...

Lo que importaba antes era lo que pensaban los demas, y ahora, en el presente, pues sigue importando lo mismo: ellos, no tu, ellos. Quieres ser rebelde pero solo eres una triste revelación del momento, un comercial, un rumor mal comentado que no hace gracia ni sorpresa.

Te sorprenderia ver lo que aguarda al final de la espiral descendente; no son tus amigos y familiares muertos esperandote con pancartas y vitoreandote, no es el mundo de Oz ni una torre oscura. Cuando tambaleas por la espiral no se puede fingir el dolor solo se puede esperar que termine lo más rapido posible.

martes, 26 de octubre de 2010

Fantasmas hogareños


Los fantasmas del hogar nos dicen secretos y canciones que aun no sabemos escuchar. Un murmullo aqui y otro alla, nunca sabemos que es mentira y que es verdad.

Siento pena por los que se van, aunque no se si es mi ego, super-yo o algo más. Las noches pasan frías en el mes de noviembre, sientes la agonía de la ausencia y los latidos no correspondidos por allá por diciembre.

Te hiela la sangre, escribes una y otra vez el mismo párrafo, sin nadie alrededor que te hable. Esperas que las palabras te den aliento, pero en la soledad no recibes nada, solo vives del momento.

Los espíritus bailan sumamente mal, desde el rock y el merengue hasta el hardcore y el vals. Solo deambulan y tropiezan con viejas ideas y viejos amigos, siempre ahí en los pies es que el dolor pesa.

Han pasado noches enteras aullando como lobos, gritando como locos y hablando como tontos, sin embargo sus palabras no hacen mayor ruido que el de un bebe no nacido.

Hagan lo que quieran, silben, zapateen, o incluso lloriqueen, sin embargo para nosotros no existen, solo viven en el recuerdo fugaz de una memoria vivaz.


lunes, 18 de octubre de 2010

A ver que tal cae la nueva adición del pianito... a veces cuando no hay nada que decir solo podemos escuchar, a mi me resulta...

martes, 5 de octubre de 2010

Con olor a espíritu adolescente


Al escuchar NIRVANA, hoy en día, siento que una nueva capa de cuadros, pantalones desgarrados, cabello largo y mal cortado, crecen sobre mi y de mi,
la desesperanza de la furia adolescente sale como una imagen del cometa "Halley" a manos de un fotógrafo joven e inexperto;
cada grito de Kurt, cada acorde de la guitarra y estallido de la batería hacen que mis rodillas se agiten con frenesí: es una memoria corporal tan exacta como nuestra posición sexual favorita.

Estar en un cuarto para insanos, ya saben... paredes acolchadas y saltar de un lado a otro, descargando las frustraciones de besos no dados, miradas robadas y de salidas no concluidas,
saltar y golpear mi cuerpo contra esas paredes al ritmo de Lounge Act, que cada lírica exhale desde lo más profundo de mis pulmones,
cada grito es solo una exclamación, ya difusa, por ayuda, hacia alguien que me escuche al salir de mi océano, ya un charco, de jóvenes rebeldías/frustraciones.

Hay un joven espíritu que rebota y estira los pliegues del corazón cada vez que oye Drain You, entre otras, y sí, aun huele a espíritu adolescente...

Crossroad

Every once in a while we find ourselves on the middle of a crossroad.

If we go North we may achieve something superb.

Going South may led us to a point where we ask ourselves: this is it?

Going East or West is a bit tricky you see? To one side you might me black and to the other white, but that doesn't mean you are good or bad, it's just different.