lunes, 19 de enero de 2009

Poker con Morfeo


No hay nada de magia en mi condición, ni siquiera un simple ademán magico, no, es simplemente Morfeo jugando una partida de Poker conmigo, y como siempre... él va ganando, aunque de vez en cuando tiro un trío de cartas que lo mantienen a raya... pero justo en este instante el muestra una escalera real. Ahi van mis parpados de nuevo. Ni siquiera la pared de lozas azules, ni las escaleras de concreto me confortan. La mesa esta puesta en ese filo estrecho, de un lado, zumbidos inentendibles y del otro sílencio, puro sílencio. Viste tunica negra, camisa purpura, un pantalon algo viejo como de color gris sucio, botas militares negras. Sonrie con unos dientes color arena, no sube la mirada, observa sus cartas, piensa...

Piensa un poco más. Mientras, yo trato de evolucionar en una criatura con visión nocturna con ojos enormes y café por sangre...

Seguimos jugando...

No hay comentarios: