jueves, 29 de enero de 2009

El señor de las mil cosas


Hace poco vi a una señora regañar/asustar a su hijo pequeño (tendria como 3 o 4 años a lo sumo) con: no hagas eso o voy a llamar al señor del banco; casualmente luego de ello, otra señora a su hijita: ven para aca o voy a llamar al señor de la tienda para que te regañe.

A ver... porque debemos impartir el orden y la disciplina a unos seres totalmente ajenos, ¿no pueden manejar a sus propios hijos?. Los padres se valen de la inocencia del infante para infundir un miedo irracional a una persona natural, ajena, que vive su propia vida y que no va pendiente de regañar/asustar/molestar al hijo de otra persona también ajena a la situación.

¿Sera que cuando eramos niñitos pequeños nos imaginabamos a todos esos "señores multiples" como monstruos gigantes, personas capaces de hacernos un daño inimaginable o algo por el estilo, el famoso "coco" quizas?


Es decir:

- el señor del banco = Coco

- el señor de la tienda = Coco

- el señor que esta ahi = Coco

- la señora que te esta viendo = Coco

etc...


Viva la inocencia entonces... para los flojos inconcientes de los padres...

No hay comentarios: