martes, 2 de diciembre de 2014

...

Ya entendí.
Finalmente, y tristemente, entendí.
Que lamentable es la noche; antes solia ser lo contrario,
pero las noticias llegan es a esa hora en que el silencio es alto.

A veces soy tonto, lo admito,
y terco como mula, lo admito,
aunque no cuando debí, eso también debo admitir,
pero siempre puedo contar con tu fuerte convicción sin palabras.

Solo un fantasma más,
es probable que lo de antes solo fue un error,
y te diste cuenta,
y solo con una opción, somos un recuerdo nuevamente.

Digo adios a lo que pudo ser.


No hay comentarios: