viernes, 12 de diciembre de 2008

Monotonía


Hoy siento que el mundo es un gran lodazal: cuesta moverse, es difícil ir por ahí libremente, correr, que tus movimientos sean más rápidos.


No es falta de ejercicio, no es un dolor, sencillamente esto tiene un simple nombre: monotonía.
Cumplimos un trabajo de hormigas (algunos, los más afortunados, son libres, son artistas, son niños...) durante años, años y años (¡a menos que te ganes la lotería!) y cuando llegamos a nuestro hogar nos sentimos como si nos hubiesen apaleado del cansancio. Es increíble ver como todos nos movemos como ejércitos, o zombis por las aceras; ver la cara de muchos (los que no conducen) pegadas contra el vidrio mientras duermen, ya sea yendo al trabajo o saliendo de ahí.

Siendo venezolano y caraqueño, vivo en una ciudad donde la diversidad es poca, siempre son los mismos sitios y las mismas situaciones (el hampa tampoco ayuda a la libertad cabe acotar).

Espero que todo cambie, aun cuando se que la ciudad no lo hará.


No hay comentarios: